25 de septiembre de 2007

El estrés de la rata

Me he enterado de tres métodos de inducirle estrés a las ratas. Al parecer la ciencia es muy prolífica en ese campo y existe gran variedad de metodologías disponibles.
Una de ellas es la de restricción de movimiento. La rata es confinada en un receptáculo de plástico que restringe todos sus movimientos, ergo está encajonada en un recipiente como el protagonista de una historia de horror encerrado en un ataúd. Luego de varias horas tenemos una rata estresada.
El segundo método que llegó a mis oídos involucra el uso del olor. La rata es dejada en una jaula en compañía de dos esponjas generosamente impregnadas de Pine Sol, otro largo período de tiempo respirando esa atmósfera alienígena y la rata se nos estresa.
La tercera metodología involucra el estrés inducido por ahogamiento. La rata es colocada en un recipiente con agua hasta una altura que permite a la rata respirar sólo si se para en la punta de los dedos. Este método es muy efectivo, en apenas dos horas la rata está suficientemente estresada, tanto que si se prolonga el ensayo corremos el riesgo de que la rata abandone todo esfuerzo por mantener la cabeza fuera del agua. En ese caso no tendríamos una rata estresada, tendríamos una rata ahogada.
Tal parece que las ratas se estresan con suma facilidad.

6 comentarios:

Mariale divagando dijo...

Que cruel!

Jorge De Abreu dijo...

No lo niego, Mariale.
Es el problema ético de algunos procedimientos científicos...

Lobo7922 dijo...

¿Te acordaste de eso con el dibujo del Hamster? ;)

Juan RRR dijo...

La verdad es que es hamster no se veía muy estresado...más fresquito y comodo se veía el bichito.

Conflicto ético eterno; maltratamos animales para estudiar y así poder evitar males humanos ¿vale la pena? supongo que el que sufre de ulcera gástrica o que desempeña trabajos altamente estresantes estará de acuerdo.

Niño Errante dijo...

Casi igual que los oficinistas.
Cordialmente,
Yo.

Tecnorrante dijo...

Directamente proporcional la facilidad de stress de las ratas a la capacidad de ocio del tipo que investiga el cómo ladillar a una rata.